Wednesday, December 28, 2005

ESPÍRITU DE NAVIDAD


En estos días uno echa en falta a quienes nos faltan. Yo pasé una semana en Taizé en julio de 1997. Allí había personas de todas las edades y orígenes. Hablaban lenguas distintas que yo no comprendía, pero nos entendíamos. Los monjes bajaban tres veces al día a la oración y la compartíamos con ellos. Comíamos frugalmente, sirviéndonos unos a otros. Seguíamos el ritmo del sol. Paseábamos por los campos. Vivíamos una experiencia de comunión. Durante meses resonaron en mi interior las sencillas canciones que repetíamos, cantos de alabanza, de gratitud...Recuerdo haber oído por primera vez, con emoción, "Dios es ternura". También que nadie está excluído de su amor. Que Dios no puede sino amar. Allí, la fe no era doctrina ni precepto: era una forma de convivir, con sencillez, con bondad de corazón, acogiendo a todos, en alegría.
Yo cargaba una gran pena y allí recibí consuelo.
Este año el hermano Roger fue acuchillado por una demente. ¿Cómo imaginar su sangre sobre el hábito blanco? Pensé en el cordero del sacrificio. Un justo, un inocente que muere y -de alguna forma- salva a este mundo. El amó y lo dijo con su vida. Creo en la verdad de su vida, en la verdad de Jesús.
Estos días uno echa de menos esos días de Taizé. Y descubre en aquella emoción, en la evidencia de una posible reconciliación entre los hombres, el verdadero espíritu de la Navidad. A todos los hombres, feliz Navidad.

5 comments:

  1. Varias veces quise ir a Taizé, pero no tuve esa oportunidad. Una gran pérdida la del hermano Roger. Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  3. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  4. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  5. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete