Thursday, August 23, 2007

EL POEMA VIAJERO ( I )



El nudo en los confines



Igual que recordamos unos ojos

que nos miraron una vez tan sólo

y ese recuerdo ingrato se convierte

en una coordenada incomprensible,

igual que nos conmueve la derrota

o nos educa el alma la experiencia:

Hay ciudades electas que se anudan

como una dulce envidia a nuestra vida.

Su voz nos reconoce de improviso

al encontrar sus calles, sus paisajes

familiares y extraños, sus rincones

parece que han mirado nuestros pasos

desde la propia infancia, sus razones

parece que son nuestras y en su clima

azaroso destilan

aromas conocidos que parecen

llegar desde un lugar que hemos perdido

en un tiempo inconsciente de la vida.

Hay recuerdos dormidos que parecen

despertar en nosotros.

De todas mis ciudades deseadas

es la más alejada la que añoro.

Aquella que se alzaba sobre hostiles

confines, la que asediaban aguas

extranjeras, la trazada por amplias

fortalezas, vencedora de asedios,

delicada y altiva, sospechosa

colonia inteligente que se inunda

cada tarde de luz y de horizonte,

yo añoro muchas veces la paciente

ciudad de La Valleta y he tenido

en sus correctas calles la templanza

saliendo de mis ojos por mirarla.

Sí, recuerdo ese lugar como si fuera

un regalo del tiempo, una ganancia.




Jesus García Calderón, "Los nudos de la vida" (Ánfora Nova, 20o6)



4 comments:

  1. Querido Francisco: Vuelvo y encuentro tu estancia, redecorada, diferente, más hermosa. Enhorabuena por los post sobre los sentimientos Unamuniano y Místico.
    Buen poema el de Jesús García Calderón. La buena gente escribe bien. Y como él dice en otro precioso poema: Esta forma de ser me ha deparado acostumbrarme a ser un extranjero de lugares cercanos. (*)

    (*) Jesús García Calderón. Las Ciudades Difíciles

    Nueva enhorabuena y fuerte abrazo.

    ReplyDelete
  2. hay ciudades que se llevan el aroma de tus emociones y la alegría de volver a ellas te deja siempre un poso tan agradable que cuentas los días para tu regreso..abrazos.

    ReplyDelete
  3. "Hay ciudades electas que se anudan
    como una dulce envidia a nuestra vida."

    ...Fantástica cita, tendré que localizar el libro de García Calderón, hay que apoderarse de versos así para ratificar nuestros descubrimientos viajeros. Muchas gracias, Francisco por hacer de intermediario.

    ReplyDelete
  4. ENTRENÓMADAS4:15 AM

    Por fin encuentro un cibercafé para dejar el comentario. El poema es precioso y además habla de una ciudad que adoro. Qué más se puede pedir? El libro entero, claro está.
    En cuanto vuelva de vacas lo busco.
    Felicitaciones para Jesús Calderón.

    Marta

    ReplyDelete