Friday, November 30, 2007

ENIGMAS COTIDIANOS


Suceden cosas que presentan la cualidad del enigma. Como si fueran pequeños acertijos, cuyo significado se nos escapa, como un koan japonés.

Junto al Hospital de los Venerables, en el barrio de Santa Cruz, en una mañana soleada de noviembre, libre de obligaciones, disfruto en buena compañía de una cerveza y un plato de jamón, en una mesita a la puerta de la Hostería del Laurel. La placita está preciosa. La vista se recrea en los colores y pienso en el regalo de estar aquí ahora, rodeado de turistas (italianos, ingleses...), viéndolo todo ahora con los mismos ojos de novedad que ellos. Uno de esos turistas está echando miguitas de pan a los pájaros. Vienen palomas y gorriones. Él -se nota- intenta que el manjar llegue a los más pequeños, lanzando las bolitas fuera del alcance de las palomas. Le digo a mi compañera: "¿Por qué hace esto? Las palomas son más grandes y necesitan más alimento para mantenerse". Desde la mesa de al lado, empiezo a lanzar miguitas a las palomas. Pero éstas parecen tener problemas. Llegan lo gorriones en rápido vuelo y delante de sus picos se llevan los trocitos más grandes. Las palomas son más torpes: picotean el alimento en el suelo y no pueden más que con las bolitas pequeñas. Llega de nuevo el camarero con la copita de rioja que hemos pedido y me dice: "Yo los tengo alimentados a todos estos. Pero a las palomas no hay que echarles comida. Son dañinas."

Dias después acudo a la farmacia. Voy con una receta para un anti-inflamatorio y un protector gástrico. Al pagar, el protector cuesta cinco veces más que el anti-inflamatorio. El problema no era de estómago ¿No es el anti-inflamatorio el que lo provoca? Del dinero que gasto, la mayor parte es para solucionar un problema que no tenía. Un problema provocado por el medicamento.

Esa noche le comento a Sergio el suceso. Él me ha dicho que una de cada cuatro personas padece una enfermedad mental. Le respondo que son los laboratorios los que han convertido en enfermedad lo que antes eran frustraciones o altibajos de la vida, y una vez diagnosticada la enfermedad, han aportado el oportuno medicamento, con sus oportunas contraindicaciones y efectos secundarios, para los cuales están indicados otros medicamentos más caros. Entre tanto, los médicos siguen recibiendo regalos y ofertas de viajes, de parte de los laboratorios.

12 comments:

  1. Anto Katz7:45 AM

    Francisco: Este post es una trilogía y modestamente me referiré a ellas.

    -Me imagino completamente la escena, incluido el "Hospital de los Venerables" y cómo vamos creando realidades a medida que las oímos. No sé si por porfía u otra cosa, hago lo contrario a lo que las normas sugieren y, lo más probable es que hubiese escogido a las palomas por sobre los gorriones; sencillamente porque todos preferían a estos últimos. Yo creo que la molestia generalizada y la repugnancia que provocan las palomas se debe a que se cagan (todos lo hacemos) pero ellas cagan en todas partes e incluso en pleno vuelo. Lo cual las hace un poco detestables.

    -Concuerdo contigo. Te cuento, una vez tuve un calculo renal, con unos dolores de puta madre, vino el médico a casa y me recetó varios remedios, todos me hicieron mal, sobretodo provocaron vómitos, por lo que no alcanzaban a tener efecto en mi organismo, por lo que seguía con el dolor en mis riñones y con la desagradable imagen (vista desde fuera) de mi cabeza metida en el retrete. Abominable.

    -El libro “Más Platón y menos Prozac” plantea esta teoría: todo se soluciona con antidepresivos; que resulta mucho más fácil, cómodo y aséptico tratar los síntomas que afrontar el problema, cuestión que a la industria farmacéutica le parece adorable (era que no!). De todos modos, teniendo un Transtorno Afectivo Bipolar (TAB) declarado, no me queda más que tragarme las pantillas porque de otro modo lo paso pésimo.

    *Respondí a tu comentario en mi blog.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  2. Olvido11:53 AM

    Francisco me ha gustado mucho esa concatenación desde las inocentes miguitas de los gorriones y las palomas hasta los verdaderos pájaros de la industria farmacéutica.;-)

    Un abrazo

    ReplyDelete
  3. Lo que más me inquieta de todo lo que cuentas (y lo de la industria farmacéutica me inquieta y lo vivo de cerca) es ese "Son dañinas" del camarero...

    ReplyDelete
  4. Francisco...
    Tienes razón. Y lo cuentas de una manera que dartela es un placer.

    No somos capaces de asumir que la vida se compone de dolor y placer, buscamos eliminar lo que duele de manera inmediata recurriendo a los farmacos.

    Algunos imprescindibles: los que palian el dolor fisico...y cuestionables otros, como los que te dopan para elaborar el duelo.

    Y suma y sigue..

    B x C

    ReplyDelete
  5. ¿Son más dañinas las palomas de la calle que los halcones de las industrias farmacéuticas y los mismos farmacéuticos que nos venden en directo? (Otra pregunta para la Historia de nuestros días)

    Mensaje encubierto: a ser posible, no padecer de nada. Y cuando se padezca, procurar que el remedio no sea peor que la enfermedad (nada nuevo, obviamente)

    ReplyDelete
  6. Con la industria farmacéutica topamos amigo Sancho. Son capaces de crear enfermedad y remedio al mismo tiempo. Alimentamos desde hace años terror a cualquier atisbo de dolor sea físico o psíquico hasta la paranoia, ya no sabemos que a veces duele más el miedo al dolor que el dolor mismo.

    ReplyDelete
  7. Pero no sólo es la industria farmacéutica. Desde la revolución industrial hasta la llamada sociedad de consumo, siempre ha sido así: crear el convencimiento de una necesidad que no se tenía, para vender el remedio a los efectos nocivos que produce. Nada nuevo bajo el sol.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  8. elbucaro12:44 PM

    Hay una verdadera cruzada contra las palomas en muchas ciudades, ya que se están convirtiendo en un verdadero problema sanitario y vehículo de transmisión de enfermedades. Saludos.
    http://elbucaro.blogia.com

    ReplyDelete
  9. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  10. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  11. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  12. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete