Tuesday, February 26, 2008

EL DESTETE


Crecer es ir abandonando los sitios donde habita el placer.
De la placenta materna, donde se vive en el silencio, en el calor, donde la alimentación constante, nos obligan a salir al frío, al deslumbramiento, al ruido, al hambre, al llanto. Del pecho materno, del contacto íntimo con la madre, con su piel, de la leche caliente que nos transmite paz y ternura, a la separación. De la infancia a la adolescencia. Y del colegio a la Universidad.
Así, en la vida, cuando estamos por fin a gusto en un lugar nos lleva de allí. Cuando algo está dominado, llega la inquietud de pasar a otra cosa. La inquietud que no nos deja pararnos en lo rutinario.
La vida nos va destetando de todos los placeres, de todas las complacidas costumbres, como si hiciera falta nacer de nuevo, una vez y otra, para seguir viviendo, y dejar la vieja piel, y quedar desnudo, para vestirse de una piel diferente.
Y la vida es un continuo adiós a lugares cómodos, a situaciones estables, a personas, a cosas...que parecían para siempre.

5 comments:

  1. Mucho de eso hay, es cierto, pero no lo es menos (y mejor así, por la cuenta que nos trae), la enorme capacidad de adaptación del hombre a medios y circunstancias que no le son afines. No conviene hacer bueno aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  2. Suelo decir que nada, nunca,permanece igual, aunque lo parezca.
    Un abrazo Francisco.

    ReplyDelete
  3. Por suerte hay abrazos calentitos también cuando uno crece.

    Pachi, he leído "Divorcio en Buda" de Sándor Márai, sólo por las 40 últimas páginas merece mucho la pena, el protagonista es un juez, si no lo has leído creo que te gustará, a mí me ha parecido muy interesante.

    ReplyDelete
  4. Anonymous9:31 AM

    No tenía fuerza en mis manos de neonato pero no quería soltar el pezón de mi madre hasta no quedar dormido. Así fueron mis comienzon.
    Te visitaré con asiduidad. Me gusta lo que escribes.
    Desde segundopiloto blogspot

    ReplyDelete
  5. Es curioso.
    Paso poco - el tiempo - y siempre encuentro cosas muy interesantes.

    Espero no molestarte si pongo aquí, el texto que escribí el día 26 de marzo.

    Puedes borrarlo si lo crees convenente. Gracias


    " Nací cuando era muy pequeña, un día 6 de agosto, noche de luna llena.

    Salí de casa con sólo 7 días, no a la iglesia como los otros niños... Salí en brazos de mi padre que me llevo al mar y me bañó en sus aguas.

    Mi memoria no llega tan atrás, no tengo recuerdos de aquellos tiempos y me parece injusto, hay cosas que me gustaría recordar...

    Mi primer llanto al ver el nuevo mundo, la primera caricia de mi madre, el primer beso de mi padre, la cara de mis hermanos, la mía al conocerles, la alegría de mis abuelos.....especialmente la cara de mi abuelo.

    ¿Te imaginas si pudiera recordar la primera vez que mi boca tomó contacto con el pecho de mi madre, la primera palabra que dije o el primer beso que les dí?"

    ReplyDelete