Saturday, July 09, 2011

Del otro lado, el lado lusitano. Doy el salto portugués y caigo en la Isla de Tavira, junto a Monte Gordo. Arena fina, agua transparente, arroz caldoso, inmensidad de silencio luso, tan inglés, por otra parte. Lisboa en el corazón y en el recuerdo Alfama y los miradores...el salto al mar.

3 comments:

  1. Anonymous3:28 AM

    Leyendo este blog, donde se respira literatura, y viendo tu querencia por Lisboa y Portugal, que comparto, me ha venido imperiosamente a la cabeza la novela "Tren nocturno a Lisboa", que leí hace tiempo y que tenía olvidada.

    ReplyDelete
  2. Lisboa, la ciudad cuyo nombre rememora a Ulises (Oulisipo, Lisipoa) y podría ser mi Itaca a la que regresar -en coche cama quizás- buscando, harto de prodigios, la vuelta a la casa, o una identidad diluída, la del que fui antes de ser tantos.

    ReplyDelete
  3. Gracias por el regalo

    ReplyDelete