Thursday, July 12, 2007

EL REGALO ESCONDIDO


El 16 de mayo de 1954 fue hallado el coche en que viajaban al fondo de un precipicio, en una carretera montañosa de los Andes. Los tres cadáveres correspondían al fotógrafo Werner Bischof, al geólogo Ile de Szepessy y al conductor del vehículo. La foto fue encontrada en su último carrete y quizás fue hecha poco antes del accidente. La imagen del muchacho peruano tocando la flauta es un canto a la vida, a la naturaleza majestuosa, a la sencilla alegría. Siento, al ver la foto, la misma emoción que hizo disparar su cámara a Werner. Quizás ese sentimiento de paz y gozo sereno se mantuvo en su corazón y pudo llevárselo consigo. Él que en sus viajes a la India había retratado la miseria y el hambre, que había contemplado el llanto de los niños de vientres hinchados y la desesperación de los ancianos famélicos. Él que había descubierto en Japón y sus templos un mundo espiritual, hecho de gestos y vacío, pero de espaldas a la vida cotidiana. Al final de la vida fue llevado a la cima de una montaña para que allí se cruzase con la emoción de un hecho corriente: un niño que va por el camino, tocando despreocupadamente su canción.
Cuanto sucede a nuestro alrededor puede encerrar un regalo oculto para nosotros. El corazón sensible que saber mirar agradecido, demorando el tiempo en la mirada, recibe acaso el don de la belleza, que habita en las cosas pequeñas del mundo.

6 comments:

  1. ES bonito lo que cuentas y sobre todo como lo cuentas.
    No conocía a este fotógrafo, gracias por ponerlo aquí.
    Un saludo Francisco

    ReplyDelete
  2. Somos tan poco y encima dependemos tanto del azar que esta visión tan agradable por tu parte de la última foto no deja de ser una caricia que otorgas al destino...un abrazo Francisco.

    ReplyDelete
  3. Excelente, como siempre. Por cierto, tienes el tutorial que pedías en mi blog. Un abrazo.

    ReplyDelete
  4. Gracias por esa mirada.
    Saludos

    ReplyDelete
  5. Qué sentida historia. Gracias por contárnosla.

    ReplyDelete
  6. Tremendamente buena la foto, la última foto. Joder, nunca se sabe que es lo último que haces, lo último que ves, lo ñultimo que dices.

    ReplyDelete