Monday, February 16, 2009

DOS HISTORIAS





El mismo día, las dos películas. Demasiado. Dos historias, pero un mismo tema. Una misma desazón final. Aquí y allí, miedo. Aquí y allí algo que hay que rechazar, algo que hay que quitarse de la cabeza, como se quita uno una mosca de un manotazo. Lo que hay que hacer. Lo que todo el mundo hace. Lo normal. Pero...¿es normal lo normal? El loco es el único que dice la verdad: ve, detrás de la falsedad, de la hipocresía ambiente, el irremediable vacío.

7 comments:

  1. Vaya par! (me refiero a ellos en primer lugar, y a las pelis en segundo).

    Son dos peliculones, yo todavía las estoy asimilando y eso que Brokeback la ví por primera vez hace tres años, más o menos...

    Un beso.

    ReplyDelete
  2. Princesa: paso por tu casa, que veo en penumbra, y te dejo un mensaje. Con el nuevo sistema puedo seguir tus paseos por el ciberespacio y visitar a tus gentes (lo haré). En cuanto a Revolutionary road, creo que a veces hace falta un golpetazo para que uno haga su revolución (qué pena que sólo a base de palos tiremos palante), es lo que tiene la vida corriente, que adormece todo. Pero tienes razón, ellos están geniales (los cuatro) aunque se (unos y otros) empeñen en no ser felices. Un beso.

    ReplyDelete
  3. Son dos historias intensas...La sociedad impide ser felices cuando nos doblegamos demasiado a sus normas y no nos atrevemos a vivir sin miedos ni prejuicios.Un abrazo

    ReplyDelete
  4. nunca seremos felices..pero soñar, soñar...abrazos

    ReplyDelete
  5. No me refiero a la felicidad exactamente, Marisa y Fernando. Más bien a seguir al amor: cuando el amor te llegue, síguelo, si no reiras...pero no con toda tu risa; y llorarás, pero no con todas tus lágrimas (dice Kalil Jibram). Y es que el amor no es felicidad: es, pero también sufrimiento. Y conozco a una mujer mayor que decía que si volviera a nacer no tendría hijos (tuvo cinco) porque se les quiere mucho y hacen sufrir. Y es así. No se trata de felicidad (en un blog decían "malditos, sólo quieren ser felices" y es verdad que tal como está el mundo es demasiado buscar uno sólo su felicidad). Se trata de amor, de seguir el amor y afrontar los extremos: lo otro es tibieza, comodidad...amor, pero hecho de renuncia, de resignación (también existe, lo entiendo, es valioso...). Se trata de la tristeza de no ser capaz de decir sí a la intemperie... cuando llega el amor. Un abrazo a los dos.

    ReplyDelete
  6. Pero no sabe que es el vacío. El vacío debe de ser para él como una angustia, una sensación de no hacer pie en el fondo, miedo, dicen que los locos pasan mucho miedo. Vi la peli de los cawboys, me interesó, pero me dejo un ácido sabor de boca.

    Buenas tardes, Francisco.

    ReplyDelete
  7. Locos. Así llama la mayoría a los valientes. Y el mundo no es, precisamente, de los que arriesgan, es de la mayoría. Y así nos va.

    ReplyDelete