Tuesday, February 14, 2006

UNA FORMA DE SER UNIVERSITARIO


Querida Irène: El viernes empiezo mis clases. Como siempre, me planteo cuáles han de ser mis objetivos ¿para qué he de servir? Pienso qué intención he de poner en mis clases, aún contando con mi propia incompetencia, a pesar de que los resultados no se obtengan.
Escribía Umbral de Azorín que en su libro "El pequeño filósofo" descubre que la filosofía consiste en un intercambio de fluídos con la realidad: ser interlocutor de la realidad (de todo lo real). Ampliar el mundo, más allá de mí mismo (mi trabajo, mis dolencias...). Eso es también -o debería ser- la Universidad, lo que la Universidad debe dar: no una cualificación para un trabajo, sino -antes de tener que especializarse- una universalidad, capacidad de interlocución. Estar abiertos a las cosas de un amplio mundo, que esas cosas nos afecten, nos transmitan algo, que reaccionemos ante ellas. No ser funcionario de la realidad. Sino sorprenderse, preguntarse y dar posibles respuestas (aún provisionales y revisables), interesarse por la realidad exterior...con esfuerzo crítico, subjetivamente, para transformarla. Otro mundo es posible. La juventud no puede prescindir de la utopía, que hará avanzar al mundo. Si no aprovechamos ese tiempo privilegiado de ser que es la adolescencia, para ver más allá, si nos mantenemos en el mundo de lo útil, no estamos haciendo universitarios: ellos pasarán por la Universidad pero la Universidad no pasará por ellos. Distingamos entre eficacia y eficiencia buscando la primera, esto es "hacer lo correcto", decidir los objetivos. Más tarde, cuando se enfrenten al mercado laboral, habrán de buscar la eficiencia o el "hacer correctamente". Ya te contaré. Un beso.

12 comments:

  1. No recuerdo quien venía a decir que si a los veinte años no se es anarquista, de adulto mal apaño tienes. La Universidad debe ser vanguardia y rebeldía. Es la época de adquirir conocimientos al servicio de la utopía. Ya llegará, desgraciadamente, el momento en que los conocimientos los pongamos al servicio de intereses egoístas o, en el mejor caso, meramente útiles. No creo que tiempos pasados sean necesariamente mejores. La juventud, y desde luego la juventud universitaria, es hoy día sana, solidaria, alegre y me parece que todos los reproches que podamos hacerles es más una consecuencia de la sucia realidad en que se mueven que culpa de ellos. Tal vez, sí que merecen una crítica : falta radicalidad en la Universidad, comprensible en el profesorado, triste en el alumnado. En cualquier caso, Paco, en lo que te atañe, me permito dirigirte, más que un consejo, un ruego : intenta que se despierten sus conciencias. Necesitamos críticos y, sobre todo, autocríticos. Suerte en el empeño.

    ReplyDelete
  2. Otro mundo es posible. Ojalá sea cierto. Francisco, Patxi, Paco, sí que soy yo la que sale en el reflejo de la foto. Alguien que mira fotos, esa soy yo. Nada más. Por supuesto que te he vuelto a enlazar (al cambiar el color del fondo se me borraron todos los links!) y he añadido "El desembarco" que también me encanta. Vas a la uni como alumno ó como profesor? Suerte en cualquier caso.
    Un beso fugaz, como mi visita.

    ReplyDelete
  3. Siempre he pensado que la misión de la universidad para con sus alumnos era enseñar a pensar, a tener criterio propio, a no asimilar de forma pasiva lo que se enseña.

    Gracias por "linkarme" en tu blog.

    PD: ¿Conoces a Alicia de Mingo?

    ReplyDelete
  4. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  5. Hola Carmen: me gusta leer tu blog. No, no conozco a esa amiga que dices ¿por qué lo dices? S{i tengo muchos amigos extremeños y me encanta tu ciudad. Gracias por tus visitas.

    ReplyDelete
  6. José Angel, perdona, la confianza da asco: no quiero que tengas complejo de invisibilidad. Enriqueces este blog con tus comentarios, y sobre todo, me enriqueces a mí. Gracias.

    ReplyDelete
  7. Princesa, yo también estoy liado con mi nombre. Me pusieron (no sé si porque estaba de moda Sisi) Francisco José. En casa siempre me llamaron Pachi, pero aquí mucha gente me llama Paco. Sin embargo, los compañeros de trabajo y algunos amigos me llaman Pachi, con lo cual vuelvo a sentirme como en casa. Voy a dar clase, pero me gustaría recibirla y creo que simplemente se trata de distintos papeles. No creo tener nada que enseñar, por eso puede que llegue a ser buen profesor. Me hace ilusión estar con gente joven. ¿Por qué eres "nada más" alguien que mira fotos? Explícate. No veo esa pasividad por ningún lado. Creo que vives para darte a los demás, en un mundo abierto también al sufrimiento. Ánimo. Un beso.

    ReplyDelete
  8. No quería que sonara triste ni pasivo el "nada más". Cuando ví la foto pensé que me describía bien. Viendo fotos soy feliz. Alguien anónimo. Nada más.
    Un beso invisible de una persona alegre.

    ReplyDelete
  9. Lo de mi amiga Alicia es que es profesora en una facultad en Sevilla y pensé que dabas clase allí (Filosofía), pero debo estar confundida.

    ReplyDelete
  10. La primera vez que llegué a la Universidad, buscaba eso desesperadamente. La decepción fue enorme, tanto con lo muertos (la mayoría), como los supuestamente vivos. Esta segunda vez, ya no busco movimientos, busco nodos. Y los hay. Sólo hay que tener paciencia.

    ReplyDelete
  11. Hola Dannae: leo lo de nodos en el diccionario, "cada uno de los puntos que permanecen fijos en un cuerpo vibrante". Gracias por la palabra. En realidad entiendo que quieres decir asideros o algo dónde agarrarse, firme. De todas formas lo vibrante lo indeciso también me gusta. "Los hay", dices. Ya me contarás.

    ReplyDelete
  12. Ayer, por fin, después de tanto usarla, intenté entender qué quería decir exactamente con esta palabra. A mí, la búsqueda , me ha sido muy útil, pero como ejercicio comunicativo ha sido desastrosa. En fin.

    Un saludo.

    ReplyDelete