Thursday, January 12, 2006

ODA A UN HOMBRE JOVEN


Puede ser que una tarde, en su mesa del restaurante Martinho de Arcada, Pessoa le fuera dando forma, mientras comía unas lulas (quizás la idea le había venido en la plaza del Rossio). Y puede también que fuera en el café A Brasilera donde escribiera esa oda programática.

"Para ser grande, sé entero: nada
tuyo exageres o excluyas.
Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres
en lo mínimo que hagas,
por eso la luna brilla toda
en cada lago, porque alta vive"

José Saramago, todavía joven, no había escrito ninguno de sus libros (no lo haría hasta pasados los cincuenta años). El joven leyó esa oda del famoso paisano y se dijo "Yo voy a vivir así" (ahora lo cuenta, en el Magazine de esta semana, ya Nobel y famoso). Y yo la escribo, recordando las lulas de Martinho de Arcada y los fados de Alfama.

6 comments:

  1. Realmente de aquel nuestro viaje a Lisboa guardo un recuerdo bonito. Mereció la pena hacerlo, en lo visto y en lo hablado. Incluso en lo discutido; siempre aprendemos algo de nosotros mismos.
    De Saramago se pueden decir muchas cosas, desgraciadamente de sus últimas novelas no necesariamente buenas. Pero Pessoa es indiscutible. Nunca nadie, desde una ventana, contempló e interpretó mejor y más profundamente el alma humana.

    ReplyDelete
  2. Para mí aquél fue un viaje inolvidable. Creo que Lisboa ha sido una de las ciudades que -al conocerla por primera vez- más me ha cautivado. Empezando por su desconocida etimología: Ulises, de donde Oulisipo, Lisipoa y Lisboa. Portugal tiene toda una cultura...Pero Lisboa tiene sensaciones, sus calles, sus miradores, ese deterioro...ciudad abierta al mar y a la vez encerrada. ¿Por qué sus escritores son tan tristes?

    ReplyDelete
  3. La niña que riega la albahaca7:52 AM

    No sé como he aparecido aquí, pero me llama la atención lo que escribes. Decirte que muchas veces o casi siempre la vida no te deja seguir al pie de la letra ese verso, aunque luches por hacerlo. No se puede vivir a contracorriente, siempre. Ni Saramago creo que lo haya podido conseguir.

    ReplyDelete
  4. He leído algo de José Antonio Marina que viene a propósito: lo importante es nadar, aunque sea a favor de corriente, pero sin dejarse arrastrar por ella. Muchas veces nado a favor de corriente, pero me ejercito en nadar. Gracias por tu mensaje.

    ReplyDelete
  5. La niña que riega la albahaca11:31 AM

    ¿ Dónde dijo eso, en su ¨Aprender a vivir¨? En ¨La Inteligencia Fracasada¨ cita a Maquiavelo:¨...los príncipes que han hecho grandes cosas son los que han dado poca importancia a su palabra y han sabido embaucar la mente de los hombres con su astucia.¨ y además cita: ¨El que es bueno es porque no tiene valor para ser otra cosa¨. Muchas veces me salta la duda, quién nos garantiza que nuestra forma de nadar es la correcta, a los otros parece que les va mejor, no sufren tanto,creo.

    ReplyDelete
  6. "Ser yo en lo mínimo que haga" ¿Eso supone luchar siempre, ir siempre contra los elementos? Esa sería una ética de la resistencia, del no. Pero a veces -las más- la vida impone algunas cosas, frustra nuestras espectativas ¿se puede ser uno desde el sí, desde la aceptación? Eso sería quizás "ser bueno" (dejar de ser un adolescente y madurar). Pero ¿y si en lugar de una pasiva relajación y bajada de guardia hubiera un camino que permitiera poner uno su sello en lo que aún es posible, alguna forma de que eso que haces porque no tienes otro remedio y maldiciendo pudiera ser también algo tuyo y querido? A esto me refiero y voy a dedicar la entrada a continuación. Hasta pronto.

    ReplyDelete